¿Cómo cuidar de mis padres que viven en otra casa durante el confinamiento?

Estar al pendiente de nuestros padres siempre es una actividad de cariño, pero en situaciones como la que estamos viviendo, es un motivo de preocupación, sobre todo cuando no podemos ir para apoyarlos.


En consulta, me han preguntado ¿qué hacer si no se puede ir a visitar a los padres y éstos se encuentran en una situación de fragilidad?


Desde luego no es sencillo poder dar una respuesta concreta, porque depende de muchos factores y el más importante es la condición de salud de estos padres.


Lo primero que pongo sobre el tema es el estar en contacto con ellos a distintas horas del día para que no se sientan solos.

Y la razón es esta: el día tiene 24 horas, de las cuales dormimos aproximadamente 8, entonces quedan 16 horas de aislamiento y posible soledad. Si únicamente llamamos 10 o 20 min por la mañana o hasta una hora, ¿qué pasa el resto del día?, les quedan 15 horas sin saber nada de sus hijos.

3 o cuatro llamadas más breves pueden cambiar la rutina y que no sean a la misma hora, sino que vaya variando para poder generar expectativa e ilusión de recibirla.


Sería muy bueno que estos padres pudiera utilizar la tecnología, como Skype o las video llamadas de WhatsApp para que pudieran verse y saber a ciencia cierta que se encuentran bien.

Si tienen celular y un teléfono fijo, se pueden dar las instrucciones desde el teléfono fijo para que puedan manipular el celular y lograr acceder a este tipo de aplicaciones.


Evita temas de conversación polémicos o que puedan causar un disgusto, ya que no tendrás la oportunidad de resolverlo frente a frente y recuerda que quedan muchas horas y pocas actividades para "rumiar" el desencuentro y hacerlo muy grande. Habla de cosas sencillas, de anécdotas que suceden en tu vida.

No te conviertas en el "policía" de tus padres que sólo llama para interrogar si ya se tomaron las medicinas, si hicieron actividades, si hablaron con tal o cual persona, etc., etc.


Si ellos sacan temas que a ti te molestan, no te enojes, cambia el tema o diles que les llamarás más tarde. Recuerda que en estos momentos todos estamos mucho más sensibles que de costumbre.


En caso que tengas que ir a verlos

Te daremos unas recomendaciones que nos hizo nuestro Geriatra:

1. Lleva dos cambios de ropa: En cuanto llegues a casa de tus padres, quítate toda la ropa que traigas en el lugar más próximo a la puerta (baño de visitas por ejemplo) y colócate la ropa que llevabas guardada y limpia. La ropa que te quitaste, déjala dentro de una bolsa de plástico en el lugar mismo que te la quitaste.

2. Lávate las manos durante 20 segundos según lo explicado en medios y ponte gel antibacterial.

3. Ponte el cubre-bocas.

4. Ya limpio, desinfectado y con cubre-bocas podrás acercarte a tus padres.

5. Al irte, quítate la ropa y cámbiate por la que habías dejado en la bolsa de plástico. Guarda la ropa que te quitaste y llévatela para lavarla en tu casa junto con la que traes puesta.

6. Tira a la basura el cubre-bocas y los guantes, en una bolsa separada para que no se contaminen las personas del servicio de limpias.

7. Es conveniente que sólo uses dos cambios de ropa para que sepas que esos son los destinados cuando vas de visita con tus padres.


En caso de llevarles compras

En cuanto a las compras, ya hay diferentes opciones para que se las hagas llegar, pero si ellos están en un estado de fragilidad que tengas que ayudarlos para que las puedan guardar te damos los siguientes consejos:

1. Lava y desinfecta tus manos antes y después de hacer la compra.

2. Cuando llegues a casa de tus padres, lleva la compra directamente al lugar en donde la vas a desempacar.

3. Usa guantes y ten a la mano desinfectante tipo "Oust" que permita matar gérmenes, toallas de papel.

4. Conforme vayas sacando los productos, rocíalos con el desinfectante y sécalos con las toallas de papel. Inmediatamente después guárdalos en su lugar. Así hasta que termines.

5. Guarda las bolsas en un lugar seguro y lejos de los alimentos.

6. Limpia y desinfecta la superficie en donde colocaste las compras

7. Una vez que hayas terminado, ve a cambiarte y repite los pasos de la sección anterior.


Debemos tener cuidado, pero no actuar con miedo y, mucho menos, transmitírselos a nuestros padres.

Nos tenemos que mostrar seguros y confiados de que todo va a salir bien, que vamos a superar esta situación, para así transmitírselos honestamente.


Espero que estas recomendaciones te sean de utilidad.


Mtra. Lucía Yolanda Burgos Uriarte


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo