¿La auto-estima tiene alguna relación con el cuidado?

Es común que las personas cuidadoras antepongan la atención de su ser querido a la propia. Esto tiene consecuencias de las que te vamos a platicar.




La auto-estima es el valor que me doy a mi mismo, si no me valoro y creo que soy digno de ser querido y atendido, dificilmente mi entorno me verá de esa forma.

¿Te has detenido a pensar sobre ti?

Saber qué te hace falta, qué necesitas, cómo te gustaría verte, qué desearías aprender o hacer; todo lo anterior es parte el auto-conocimiento y en función de ello realizarás acciones para poder llevar a cabo todo lo anterior, lo que te brindará una mayor sensación de bienestar contigo mismo y con el entorno.

Hay personas que tienen una baja auto-estima y esto se refiere a que experimentan sentimientos de ser menos que los demás, por lo que hay una infravaloración propia.

También existen personas que se sobrevaloran, esto sucede cuando no se tiene la objetividad necesaria para conocer nuestras fortalezas, pero también las propias debilidades; estas personas se sienten superiores a su entorno y actúan en consecuencia.

Lo ideal es tener una auto-estima equilibrada y esto se logra, primero, pensando en las propias necesidades, teniendo claro cuáles serían nuestras metas, conocer nuestras fortalezas, pero también nuestras debilidades, con toda objetividad y honestidad, para poder hacer uso de ellas de la mejor forma posible.

La auto-estima se forma al interior del núcleo familiar, cuando dentro de éste nos reflejan lo que valemos, lo que somos capaces de hacer; pero también nos asientan en la realidad. Cuando esta combinación sucede, es más facil lograr una auto-estima equilibrada. Sin embargo, es ilusorio pensar que elementos externos al ámbito familiar, no tienen influencia sobre nosotros, sobre todo en las llamadas crisis del desarrollo, en donde estamos más vulnerables. También las ciris circunstanciales, pueden afectar nuestra auto-estima. Es por ello, que no podemos dar por sentado que ésta va a perdurar en el tiempo y nosotros no tenemos nada que hacer.

La auto-estima se cultiva, se alimenta; pero no del exterior hacia el interior, al contrario, NADIE DA LO QUE NO TIENE, y por esto, al principio del presente artículo explicábamos que si no creemos que tenemos valor, dificilmente el entorno nos lo reconocerá.

Mírate en el espejo y ve más alla de lo que tus ojos miran. Eres una persona única e irrepetible, conócete como alguien valioso para ti y para los demás; el mundo no sería el mismo sin ti y eso, te hace especial. No te compares con nadie, porque nadie es como tu.

Es verdad, que todos podemos mejorar, y esto se repetirá a lo largo de toda nuestra vida, pero esto, en lugar de restarte valor, te añade retos y desafíos.

Mientras tu tengas una auto-estima equilibrada y sana, será mejor para tu labor de cuidado, ya que le transmitirás a tu familiar seguridad, confianza.

Nunca te dejes molestar por juicios negativos hacia tu persona, antes de que “te enganches”, ponte en contacto con la realidad, cuestiónate si eso que escuchas es una verdad para ti.

Cuando llevamos a cabo una labor de cuidado, nos enfrentamos constantemente a la sensación de insatisfacción, a la falta de reconocimiento del entorno, en ocasiones hasta hay acciones de malos tratos. Todo lo anterior puede llegar a lastimarte.

Por lo anterior, es muy importante que busques los elementos necesarios para que puedas fortalecerte desde el interior, que tengas una red de apoyo social que pueda sostenerte en los momentos de debilidad, que seguro vas a tener.

Por último, un consejo que parecería superfluo, pero si en tu interior eres fuerte, manifiéstalo en tu exterior, cuídate, arréglate, que te mires en el espejo y logres ver a esa persona que ha trabajado desde su interior para valorarse.

La congruencia entre tu interior y lo que muestres, también llega a ser un apalancamiento para tu autoestima.


Te invitamos a que veas el siguiente video



Autora: Lucía Yolanda Burgos Uriarte

Soy voluntaria CEFODEH




10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo