¿Te llegas a enojar por tu labor de cuidado? !Es normal!



La excesiva carga de los cuidados, la falta de apoyos, los problemas comunes que aparecen con los cuidados y demás elementos presentes en la vida del cuidador pueden llevar frecuentemente a éstos padecer estados elevados de ansiedad.


La ansiedad puede jugar a nuestro favor, cuando nos posibilita reaccionar ante un suceso o ante una necesidad y actuar adecuadamente y con eficacia. Sin embargo, si los estados ansiosos duran mucho o si aparecen sin que ningún suceso externo lo haya despertado, podemos estar hablando del padecimiento de trastornos de ansiedad.


La ansiedad puede generar en el cuidador:

  • Problemas graves de salud

  • Dificultad para llevar a cabo nuestras tareas

  • Malestar emocional permanente

  • Toma de decisiones inadecuadas

  • Comportamientos compulsivos

  • Cansancio crónico

  • Depresión

El tener que luchar contra uno mismo, vencerse día a día para superar estas sensaciones, lo único que provoca es que el círculo vicioso se haga más difícil de romper; y al no poder voltear a observarnos como sujetos receptivos de agotamiento, ponemos en los otros toda la frustración que la falta de control nos provoca, generándose un gran enojo.


Este enojo, al no ser identificado, lo volcamos hacia el exterior, culpándolo de lo que nos sucede, dejándonos en situación de “víctimas” lo que, a su vez, nos molesta cada vez más.


Como siempre, la mejor forma de afrontar la aparición de estados prolongados de ansiedad o trastornos ansiosos es actuar con prontitud. Para ello, es recomendable estar atentos a los siguientes síntomas propios de estas situaciones:

  • Aparición de miedos infundados.

  • Aparición de preocupaciones excesivas.

  • Nos encontramos muy tensos y nerviosos.

  • Sentimos inquietud e impaciencia.

  • No somos capaces de relajarnos.

  • Nos encontramos muy cansados.

  • Tenemos palpitaciones.

  • Dolores de cabeza frecuentes.

  • Sensación de ahogo.

  • Nauseas

  • Debilidad.

  • Irritabilidad.

Los problemas de ansiedad son muy comunes en nuestros días y tienen un tratamiento sencillo. Debe acudirse al médico de cabecera ante la aparición de los síntomas para que nos indique el tratamiento a seguir o nos derive a un especialista.

da persona que se encuentra cuidando un ser querido dependiente, llega a tener momento de enojo, y es normal.


La crisis que estamos viviendo con la pandemia de COVID 19 puede generarnos estados de mayor ansiedad. Por ello, les compartimos una plática de la Clínica Alemana sobre cómo manejarlo. Esperamos les sea de utilidad.






14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo